Bodas,  Cosa de dos

Consejos para evitar pelear con tu novio en la preparación de su boda

Bajo presión muchos no funcionamos de la mejor manera, y una boda es una gran presión –para bien y para mal-.

Por ello los sentimientos se ponen a flor de piel, las ideas difieren y las peleas pueden surgir si tú y tu novio no están preparados para afrontar los retos de planear su boda. Vayan un paso adelante y no dejen que la presión los transforme.

Por Gabriela de Alba

Hay muchas razones para pelear, y sobre todo a las mujeres les sobran los motivos. A eso hay que añadir algo de presión, emociones y una fecha límite pararealizar el evento más importante de tu vida. El resultado puede ser caótico.

Notarás como al irse acercando la fecha el estrésva subiendo y subiendo. Entre que queda menostiempo, existe ya un cansancio y un desgaste, hanexistido roces, tú y tu novio tienen ideas diferentes, etc., podrás notar cómo quizá tu noviazgo sea ya como una olla de presión. Las discusiones pueden ser algo tonto y pasajero, pero también pueden ser serias y fuertes; incluso, algún detalle pequeño puedecrecer hasta convertirse en un problemón.

El primer consejo para evitar las peleas es que establezcan días de “descanso” de la planeación desu boda. Al principio será divertido solamente hablarde la boda y que cada vez que se vean sea para ir a ver lugares, músicos, banquete, invitaciones, etc.Eso es algo que se disfruta mucho, en verdad, peroen exceso también puede ser abrumador. Por ello,al menos de vez en cuando fijen días para tener unnoviazgo “normal”. Vayan al cine como antes, a cenar o a caminar, y si es posible, ni siquiera toquen el temade la boda. Verás cómo hay otros temas que muchasveces quedan de lado por sólo pensar en boda boda boda… Ya al día siguiente continuarán preparándose. Otra recomendación para no pelear es un tanto obvia, pero no está de más decirlo: ¡comuníquense! Y es que se dice mu fácil, pero en la práctica y con el cansancio, ya es otra cosa. Que, en primer lugar, siempre cada uno tenga claro cuáles son las cosas que le tocan, sus responsabilidades. También es buenosaber qué espera el uno del otro y asimismo hablarasertivamente sobre lo que no les gusta.

Una regla de oro al planear la boda es que se traten con respeto. Los sarcasmos hirientes, los berrinches, elignorarse, y no se diga gritarse, etc. está terminantementeprohibido. Existe la tentación de desquitarse con la persona amada, pero hay que recordar que no es ella quien nos molesta, sino la situación. Por eso hay que pensarlo dos veces antes de decir o hacer algo de loque después te puedas arrepentir.

Además, hay que reforzar las cosas positivas. Muchas

veces creemos que con evitar lo negativo basta, pero no es así. Es bueno que se agradezcan, que se reconozcancomo un buen equipo, que cada uno haga ver lo que hace bien el otro. Siempre es lindo sentirse valorado.

Por otro lado, hay que saber reírse de los errores,tanto propios como de los de tu novio. Generalmente todo tiene solución, por lo que más vale evitar un gran drama por algo pequeño. Hay que saber perdonar los errores de los demás si esperamos lo mismo.

En los momentos de estrés más punzantes, de planoaplica la de contar hasta 10, y es que explotar es muyfácil, por lo que debes buscar ese espacio para sacar la presión. Evita reaccionar impulsivamente y piensa mejor las cosas. Así podrás dimensionar si de verdad vale la pena darle importancia o no, y ya despuéshablarlo tranquilamente.

Por último, aprendan a escucharse. En más de unaocasión tendrán ideas y estados de ánimo diferentes. Esta preparación no sólo es para su boda, sino para sumatrimonio. La escucha es una de sus bases y permitecrear cimientos sólidos. Así, no solamente tendrán una gran boda, sino que de paso se enamorarán más alformar el mejor equipo y ver los hermosos resultados.

 

Deja un comentario