Belleza novias,  Belleza y más,  Bodas,  Portada

Pestañas: un detalle que cuenta mucho

Pestañas, un detalle que cuenta mucho os ojos de la novia deben lucir espectaculares el día de su boda. Hay muchos detalles importantes, como el maquillaje, que exista un buen descanso previo y el delineado de la ceja, pero definitivamente una de las partes más sobresalientes y que intensifica la mirada, es la de las pestañas. Conoce algunas opciones.

Por Gabriela de Alba

 

 

Las pestañas son un signo de feminidad por excelencia. Los ojos lucen más bonitos si hay una fila de largas y onduladas pestañas adornando la mirada. Lo que es verdad es que algunas mujeres no tienen las pestañas que quisieran, pero es por eso que desde hace ya muchísimos años han existido diversas maneras de poder lucir unas hermosas pestañas.

Existen diversas técnicas, algunas más apropiadas para cada tipo de mujer y su estilo de vida, además de adaptarse a lo que ella busca. Respecto al gran día de la boda, es recomendable considerar qué tipo de pestañas se desea y con qué duración.

 

Cómo cuidar tus pestañas naturales

Pero primero lo primero. La base de la belleza siempre es cuidar lo natural, lo que ya cada mujer posee. Es por ello que en primer lugar es importante que no maltrates tus pestañas. Si eres amante de hacerte tratamientos químicos o utilizar muchas extensiones y has notado que tus pestañas se caen, sería bueno que las dejaras descansar. Igualmente, si tu rutina diaria incluye enchinarlas y utilizar rímel, busca ser amable con ellas, sin irritar, estirar o maltratar. Recuerda además que tienen una función de proteger tus ojos y no sólo de hacerte ver linda.

Unas buena forma de cuidar tus pestañas es mantenerlas humectadas, puede ser con aceites esenciales, como de almendra, coco o ricino. Además, desmaquíllate adecuadamente sin estrujar mucho tus párpados. Peina con un cepillito de cerdas naturales especial para tus ojos.

 

Tipos de pestañas (permanentes y temporales)

Una buena forma de clasificar los tipos de pestañas postizas, es por su duración. Efectivamente, entre más tiempo te duren, es probable que deban utilizar pegamentos más agresivos, así como la incomodidad de portarlas puede ser mayor. Las pestañas temporales se ponen fácil, pero se quitan también con facilidad. ¿Por qué considerar esto? Principalmente por si no estás acostumbrada, es probable que unas permanentes te molesten mucho, pues pesan y pican sobre todo al principio. Además, si quieres que duren para la luna de miel, deberás optar por las permanentes, o si no, el encanto se acabará a media noche.

Pestañas postizas temporales clásicas 

Las pestañas temporales son fáciles, prácticas y cómodas de usar. Existen las clásicas que van en línea, que por lo general ya vienen con diseños y proporciones, por lo que puedes elegir las que más te gusten. Por ejemplo, por talla o grosor, o si las deseas más alargadas en la orilla exterior del ojo. También están las pestañas que se adhieren como por mechoncitos, con las cuales también hay muchos trucos y efectos para adaptarse a tu tipo de ojo. La gran desventaja de este tipo de pestañas, es la facilidad con que se retiran… incluso a media fiesta, o para la noche de bodas. 

 

Extensiones permanentes de pestaña por pestaña

Llamarles permanente es sólo un decir, pero es bien cierto que duran más que sólo una noche. Dependiendo del tipo que sean, éstas pueden durar hasta un mes, pero si se les da mantenimiento, pueden usarse por varios meses. Puedes incluso maquillarte sin problema, y hasta nadar y bañarte con ellas. Los tipos de extensiones son varios. Las tradicionales son grupitos de pestañas que se adhieren por partes, pero que son más brumosas y al caerse el hueco es notorio. La última tendencia son las pestañas de mink o de pelo por pelo, que son pelitos sintéticos que se colocan uno a uno sobre tus pestañas naturales. Éstas últimas se ven muy naturales y también son personalizables, pero es probable que el efecto que logran sea menos dramático.

 

 

Sea como sea, existen muchas opciones con diferentes estilos, costos e implicaciones. Por ello, lo mejor es que experimentes con tiempo cuál look te gusta más y cómo te sientes más cómoda, sobre todo si tienes ojos sensibles o no acostumbras maquillarte, para que finalmente el día que vayas al altar, no tengas que preocuparte por nada más que disfrutar.

Deja un comentario