Belleza novias,  Bodas,  Salud

Cirugía Estética

¿Estás planeando hacerte un retoque o un cambio con cirugía plástica antes de tu boda? Aquí hay algunas cosas que deberías tomar en cuenta. 

 

Por: Gabriela de Alba

 

Una cirugía plástica es algo que deberías pensar muy bien, aunque claro, eso ya lo sabes, sin embargo, hay algunas cosas que deberías considerar antes de someterte a una.

 

 

MOTIVOS 

Una cirugía con motivos de apariencia no suele ser necesaria, es decir, no es medicinal en sí, sino que se trata de una intervención para cambiar o mejorar algo que tú desees. Por ello, es importante que te preguntes por qué razón quieres hacerlo. Puedes someterte a una operación saltándote este paso, pero la satisfacción y certeza de que hiciste lo correcto no serán los mismos si no reflexionas antes. 

Existen muchas razones para someterse a una cirugía estética, aquí lo importante es que estés bien convencida y que estés muy bien informada, pues hay efectos secundarios y suele haber una recuperación dolorosa, además de que las transformaciones muchas veces son drásticas. No debes operarte nunca bajo términos de que sea alguien más quien te presione o te obligue, por mera moda o por impulsividad. No está nada mal querer verte más guapa, pero ninguna cirugía puede hacer que seas segura de ti misma. Primero debes asegurarte de que tu autoestima está bien fuerte y después decidir si te operas o no, porque el bisturí no sustituye tu amor propio. 

PROS Y CONTRAS 

Empecemos con lo bueno de la cirugía estética, y es que quienes la han probado, por muchas razones se someten a más de una intervención. 

La cirugía estética permite que modeles tu apariencia según lo prefieras, pues la belleza es algo a lo que mucha gente aspira. Sin embargo, no tienes por qué sentirte mal por tener ciertos desperfectos o detalles que simplemente no te agraden. Muchos testimonios hablan de hombres y mujeres que se sienten muy bien después de operarse algún “defecto” que toda su vida quisieron cambiar, es algo que les aporta mucho bienestar. Además, las personas que tienen alguna malformación congénita o por accidentes pueden ver cómo su calidad de vida mejora, pues la cirugía estética no es indispensable, pero ayuda mucho a que las personas se sientan más cómodas con su apariencia. 

Lo malo de la cirugía es cambiar por satisfacer a los demás, cuando la televisión y los medios en general nos hacen ver como defectos características físicas que no lo son. Hay muchas personas que no se sienten valiosas si no tienen una buena apariencia, o creen que su físico.

 

nunca es lo suficientemente bueno. Y es que no es lo mismo operarse por convicción que por dar gusto a la sociedad. Otras desventajas son el costo económico, los riesgos de salud, la probabilidad de que no sea satisfactorio el resultado, lo doloroso del procedimiento, así como arrepentirse de haberlo hecho. Definitivamente sí está para pensárselo. 

PRESIÓN SOCIAL 

Una realidad terrible es que la cirugía plástica sigue siendo un tabú. Por un lado, te orillan a que no te aceptes tal y como eres y hacen que aspiremos todo el tiempo a un ideal de belleza inalcanzable. Pero por otro lado, las personas que se someten a cirugías son juzgadas y tachadas de superficiales y vanidosas. 

Por esto es muy importante que las decisiones se tomen con calma y sin presiones, pues eres tú únicamente quien disfrutará pero también padecerá todo el proceso. Así pues, no te operes por querer dejar a toda costa de verte como te ves, pero tampoco hagas caso si te juzgan, sólo tú sabes por qué lo haces. 

COSTOS 

Una cirugía suele ser costosa, dependiendo de qué tipo sea, la magnitud y obviamente todas las variantes del procedimiento. Lo que sí es real es que todo mundo busca que sea lo más barata posible, pero si estás segura de operarte, lo mejor que podemos recomendar es que no busques solamente lo barato, pues el resultado será algo de por vida y si está hecho de manera irresponsable y poco ética, las secuelas podrían ser terribles. Dentro de las mejores clínicas y doctores, busca lo más accesible, y no al revés. No apuestes ni te la juegues con tu salud. 

¿CUÁNDO Y DÓNDE HACERLO? 

Si estás pensando en someterte a una cirugía por algún motivo en especial, como tu boda, es importante que no lo dejes para el último. Una cirugía de tipo estética no suele ser instantánea. Se trata de darte el tiempo para elegir bien dónde y con qué doctor quieres acudir, luego toda una revisión y preparación preoperatoria, después la operación y por último una larga recuperación. Por ponerte un ejemplo, una rinoplastia puede tardar hasta un año en tomar su forma definitiva. Un aumento de senos tarda varias semanas sólo para desinflamarse, pero pasarán meses antes de estar completamente recuperada, además de que las cicatrices nunca se desvanecerán del todo. 

Por ello, el tiempo mínimo para operarte de preferencia deberá ser de un año a nueve meses. Si lo haces después, corres el riesgo de no procurar las condiciones necesarias para recuperarte o lastimarte por querer acelerar el proceso, o también puede ser que sigas hinchada o simplemente no veas los mejores resultados para el momento de tu evento. 

Como ves, una cirugía estética debe ser una decisión bien pensada y sin improvisaciones. Se trata de que te sientas guapa y cómoda con tu cuerpo, pero sin negar quién eres y sabiendo que tu esencia no es tu apariencia. Piénsalo bien y disfruta ser tú misma, ya sea que decidas operarte o no.

Deja un comentario